Ruta a caballo Riaza - Ayllón por Grado de Pico

Distancia: 57km
Duración: 2 día
Pernoctas: 1
Desnivel: 1.116m/-1.228m
Altitud máxima y mínima: +1.481m / 978m


Riaza y son dos poblaciones relativamente cercanas. Por carretera las separan, únicamente, 22 kilómetros. Las conecta el río Riaza, que bordea la población homónima por el este, y pasando cerca de Santa María de Riaza (perteneciente a Ayllón), llega hasta Languilla, donde comienzan las Hoces del río Riaza.

La ruta que planteamos aquí no sigue el camino directo entre Riaza y Ayllón, si no que nos lleva hasta la frontera de Segovia con Guadalajara, a la apartada y tranquila localidad de Grado de Pico.

Etapa 1 : Riaza - Grado de Pico

La ruta comienza en Riaza, en el club la Tinada del Cadagua, de nuestro socio José Andrés Blasco. Saldremos de la cuadra y cruzaremos el río Riaza, salvando un fuerte desnivel inicial, para llegar a los bosques autóctonos de rebollos y encinas que rodean la cuadra.

Ya en el llano tomaremos la primera pista que se abre a la derecha y que nos llevará por prados rodeados de bosque, donde es fácil que encontremos rebaños de vacas pastando en libertad.

Descargar ruta en Wikiloc

La pista llega a la SG-V-1111 que cruzaremos con cuidado, siempre al paso, para llegar a la continuación de la pista del otro lado de la carretera.

Entramos en la Dehesa Boyal, perteneciente a la Sierra de Ayllón, donde subiremos una pendiente, cada vez más pronunciada, rodeados de robles rebollos y encinas, hasta llegar a la ermita de la Virgen de Hontanares. Desde aquí cogeremos la pista que sale en dirección noreste. A menos de un kilómetro se abre una pista a la izquierda por la que podremos llegar al mirador de Piedras Llanas, si queremos tener unas vistas impresionantes de la llanura.

Si no tomamos ese desvío, veremos que la pista se acaba a los pocos metros. Seguiremos en el mismo rumbo noreste, por una pendiente bastante acentuada, hasta encontrar una nueva pista que tomaremos hacia la derecha.

Esta pista nos lleva hasta el pueblo de Martín Muñoz  que, con su característica arquitectura, mezcla los negros de la pizarra de sus tejados, los rojos de la tierra que lo rodea y las piedras amarillas (por la cuarcita) que se dan en la zona. Este pueblo forma parte de la ruta del Color. Podremos hacer una parada de descanso y dar de beber a los caballos, aunque no encontraremos aquí restaurantes o tiendas donde aprovisionarnos.

Atravesamos el pueblo de Martín Muñoz y salimos por la pista noreste que nos lleva hacia las montañas, en paralelo al río Vadillo, que cruzaremos, para después de hacer una curva de 180º, seguir pista en dirección sur.

Pronto divisaremos la siguiente localidad, Becerril, donde si encontraremos algún restaurante y bar, además de agua para nuestros binomios. Cruzaremos el pueblo y saldremos de nuevo por la pista nordeste. En la primera Y, seguiremos por el camino de la izquierda. El otro es una vía muerta.

La pista nos llevará hasta el río Cambrones, que cruzaremos y continuaremos por la misma pista, salvando una pendiente bastante pronunciada.

Después de un kilómetro, donde el camino plantea una curva pronunciada, abandonamos la pista para llegar hasta Serracín. Atravesaremos el pueblo y saldaremos por la pista en dirección sureste.

El camino mantiene subidas y bajada para salvar varios arroyos, aún rodeados de bosque de roble rebollo y encinas, observaremos los picos de la Sierra de Ayllón de frente.

La pista nos lleva a cruzar la SG-V-1112, una carretera que termina en la localidad de El Muyo. Aquí podremos encontrar agua para nuestros caballos y un teleclub que no siempre estará abierto para tomar un refresco.

Atravesamos el pueblo para salir por la pista nordeste que dejaremos tan pronto crucemos el arroyo de la Tejera. Desde aquí, los siguientes diez kilómetros serán de navegación a rumbo, hasta llegar al Molino del Cubo. Este antiguo molino se nutría de las aguas del río Aguisejo. Siguiendo su cauce, hacia su nacimiento, llegaremos a nuestro destino del día: Grado de Pico

Cruzando el pueblo, si avanzamos por la pista sureste, llegaremos a la Senda de los Caracoles, donde disponen de prados cerrados para la pernocta de nuestros binomios.

El primer día de esta ruta, es similar al primer día de la ruta del Color.

Etapa 2 : Grado de Pico - Ayllón

Después del merecido descanso, seguimos la ruta hacia Ayllón. El primer tramo es sencillo, tendremos que llegar hasta el Molino del Cubo, por donde pasamos el día anterior.


Desde este punto, seguiremos el río Aguisejo, esta vez aguas abajo, hasta llegar a la SG-145. Cruzaremos con precaución la carretera y continuaremos el curso del Aguisejo hasta Santibañez de Ayllón, que atravesaremos para salir por la pista noroeste, siguiendo aún el curso del río Aguisejo.

Cascada del Aguisejo en Santibañez
Cuando las pista nos vuelva a llevar a la SG-145, avanzaremos unos metros, sin cruzar la carretera, para coger una pista que encontraremos a nuestra derecha y que nos llevará en dirección nordeste, bordeando el pico de la Matilla (que quedará a nuestra izquierda).

Cuando hayamos rebasado el pico, veremos que se abre una pista a nuestra izquierda, la tomamos para terminar de rodear el pico, lo que nos hará tomar la pista de la izquierda en el siguiente cruce de caminos.

Hemos dejado el pico a nuestra izquierda y vemos ahora su otra cara y de frente vislumbramos la población de Estabanvela.

Cruzaremos el pueblo y la SG-145 para salir en dirección oeste y cruzar de nuevo el río Aguisejo.

Nada más cruzar el río, tomaremos la pista que se abre a nuestra derecha y que nos hará cruzar otro río, el Villacortilla.

Desde este punto cogemos el camino de Becerril a Francos en dirección norte, cruzando la SG-V-1113 (recordad hacer los cruces de carreteras al paso) a la altura de Francos. 

Retomamos de nuevo el cauce del río Aguisejo, que en paralelo a la SG-145, nos llevará hasta Ayllón.

Descargar ruta en Wikiloc

Ya que los pueblos por los que pasaremos en este segundo día de ruta no son demasiado grandes. Os recomendamos salir pronto por la mañana para poder comer en Ayllón, una ciudad con encanto y una gran oferta gastronómica que cautiva. Lo mejor, un paseo por su irregular plaza porticada, tomando el aperitivo en alguno de sus mesones. 

El origen de Ayllón parece que se remonta a la época celtíbera, pero por esta antigua ciudad han pasado romanos, árabes y cristianos, dejando su cultura y sus tradiciones, escondidas en cada esquina de su impresionante patrimonio arquitectónico.

Desde la reconquista cristiana, Ayllón crece gracias a la trashumancia y la mesta, tanto es así, que allí se celebraba una de las dos reuniones anuales del Concejo de la Mesta.

Otras actividades

Zona de Grado de Pico:
Zona de Ayllón: