Ruta a caballo de los tres puertos



Distancia: 51,34km
Duración: 3 días
Pernoctas: 2
Desnivel: 2.138m/-1.977m
Altitud máxima y mínima: 1.794m / 1.113m


La ruta a caballo de los tres puertos nos llevará entre las provincias de Segovia y Guadalajara. Transcurre en gran parte entre la frontera de la comunidad de Castilla y León y Castilla la Mancha. Salvaremos tres puertos, el Puerto de la Quesera, el Collado del Hervidero y el Collado de Puerto de los Infantes.

Se trata de una ruta para jinetes expertos en la que disfrutaremos de paisajes de belleza espectacular con bruscos cambios de nivel, cruce de ríos, pasos complicados, y mucha exigencia física para jinetes y monturas. 

Etapa 1: Riaza - Valverde de los arroyos

La ruta comienza en la cuadra de nuestro socio José Andrés Blasco, en La Tinada del Cadagua cruzando el rio Riaza en la misma linde de la propiedad. Inicia la ruta con la subida de la ladera del otro lado del río, hasta salir del bosque de roble y desembocar a un corral de vacas, aún en uso. 

Tomamos una pista a la izquierda que nos lleva a la carretera de Alquité, que evitaremos cruzar en el punto en el que la encontramos, continuando monte abajo con la carretera a la izquierda y en dirección a Riaza para cruzarla unos trescientos metros después, frente a la pista que buscamos.

Una vez cruzada la carretera continuamos por la pista hasta el primer cruce, donde giraremos a la derecha, y de nuevo en el primer cruce giraremos a la izquierda. Ya no dejaremos esta pista hasta encontrar un bifurcación en forma de Y, donde tomaremos el ramal izquierdo que nos llevará a la pista de Riofrío a Hontanares, para después girar a la derecha en dirección a Riofrío de Riaza. 

Cruzamos el pueblo y salimos en dirección al embalse que bordearemos dejándolo a nuestra derecha hasta encontrar la vereda que sube al Puerto de la Quesera, que veremos bien señalizada a nuestra izquierda. Avanzamos entre curvas de nivel y rodeados un hermoso bosque de roble hasta que aumenta la pendiente y poco a poco los robles dan paso al bosque de hayas. Es el Hayedo de la Pedrosa de Riaza que nos brinda su abrigo y cubierta hasta llegar al Puerto de la Quesera, desde donde podremos disfrutar unas vista del paisaje impresionantes. 
 
En este punto, el camino se torna asfaltado y nos lleva por toda la cuerda, dejando fuertes desniveles a izquierda y derecha hasta que podemos tomar la pista de tierra por el lado izquierdo según avanzamos y vemos cómo nos separamos del camino asfaltado. 

Más adelante el camino, ya convertido en carretera de montaña, se vuelve a cruzar en nuestra ruta y lo cruzamos perpendicularmente para descender ladera abajo por el monte, evitando parte de las vueltas y revueltas de la carretera, hasta que ya no es posible atajar más y tomamos la carretera a la derecha y hacia abajo hasta encontrar el rio.


En ese punto podremos abrevar a los caballos, darles descanso y aprovechar para que los jinetes repongan fuerzas. Normalmente el río llevará agua y, al estar junto la carretera, si lleváis coches de apoyo podrán llegar sin más dificultad que las infinitas curvas de la misma. 

Continuaremos por una pista bien marcada, faldeando, cogeremos altura suavemente hasta alcanzar la cuerda que seguiremos hasta el paraje denominado Charca de las Ranas, donde se inicia un descenso prolongado entre grandes robles y terreno adehesado que invita a echar pie a tierra para aliviar a nuestras monturas, ya fatigadas por el esfuerzo realizado. 

Encontraremos el Arroyo de Cañamar y un poco más adelante y hacia la izquierda, el pueblo de Peñalba de la Sierra, ya en la provincia de Guadalajara. En este pequeño pueblo suele haber un bar abierto por si queremos parar a descansar, pero dependiendo de la época lo podemos encontrar cerrado.

Descargar ruta de wikiloc

Salimos de Peñalba siguiendo el arroyo y dejándolo a nuestra derecha en dirección al Molino de Peñalba, hoy en ruinas. Antes de llegar al molino se abre una bifurcación que tomaremos por el ramal izquierdo o vereda del puente. 

Tras cruzar el río, comenzamos el severo ascenso hacia el Collado García que nos da paso entre El Morro (1.372m) a la derecha, y el Alto Regajo (1.617m) a la izquierda lejana. 

Transitamos el denominado Camino del Cartero que nos llevará perdiendo suavemente la altura ganada para alcanzar los llanos de Majaelrayo y allí buscar el Camino que une Majaelrayo con Cantalojas donde giramos a la derecha en dirección a Majaelrayo. 

En el pueblo encontraremos todo lo necesario para jinetes y monturas si decidiésemos terminar la ruta en este punto. 

Sin entrar en el pueblo, y dejándolo a nuestra derecha, buscamos unas edificaciones y unas antenas de telecomunicaciones que nos facilitan encontrar el camino a la izquierda que nos lleva a lo alto de la sierra donde ya podemos ver El Ocejón (2.049). Ganamos altura por el camino hasta el Morro de Casa Yerma, lugar en el que abandonamos el camino para coger una vereda a la izquierda que serpentea ladera arriba para vencer una pendiente que de otro modo sería infranqueable. Continuamos el ascenso evitando El Ocejoncillo (1.943) y buscando el Collado del Hervidero (1.795) que nos dará paso a la otra vertiente de esta Sierra del Ocejón

Iniciamos en descenso que pondrá a prueba la forma física de los binomios, así como su capacidad para salvar pasos, escalones, pedrizas y torrenteras. En ocasiones preferiremos echar pie a tierra para salvar algunas zonas especialmente complicadas. 

En la parte baja la senda se oculta a nuestros ojos a veces debido a la vegetación y lo poco transitado de la misma, pero bastará mantener la dirección y el sentido de descenso para que la volvamos a encontrar. 

Llegaremos al Arroyo de la Chorrera que cruzaremos para continuar faldeando hasta Valverde de los Arroyos, elegido con razón como uno de los pueblos más bonitos de España. 


En este pueblo, que pertenece a los llamados Pueblos Negros, llegaremos después de 51 kilómetros y tendremos nuestro merecido descanso. La población cuenta con restaurantes, hoteles de distintas categorías y desde origen, en Riaza, podremos gestionar la pernocta de nuestros binomios.

Etapa 2: Valverde de los arroyos - Cantalojas

La etapa de hoy es mucho menos exigente que la de ayer y nos permitirá recuperarnos de la primera etapa. En esta ocasión nuestro recorrido será de tan solo 20,5km, terminando aún en la provincia de Guadalajar, en Cantalojas, un pueblo, también de arquitectura negra, lleno de encanto.

Salimos de Valverde por la carretera GU-211 hasta las últimas edificaciones y en una pronunciada curva a derechas la abandonamos para coger el camino que llevaremos un largo trecho sin hacer caso de los cruces que nos salgan ni a izquierda, ni a derecha. 

Aproximadamente a 5 Kms. del pueblo, el camino describe una curva muy amplia a izquierdas que nos llevaría al Puente del Robledo, donde muere. Debemos estar muy atentos y tomar la senda que sale a la derecha al final de la curva y que está muy poco marcada. 

Descargar ruta en wikiloc

Iremos descendiendo lentamente por la pendiente que afrontamos y los sucesivos cambios de dirección que la senda impone y que el monte bajo de la zona ayuda a dificultar hasta alcanzar el Puente de la Mata. 

Cruzamos el Rio Sonsaz y continuamos por la misma senda, sin dejarla, hasta las ruinas de Robledo la Mata, que dejaremos a nuestra derecha para incorporarnos al camino que sale a nuestra izquierda. 

En el primer cruce tomaremos a la izquierda y continuaremos hasta que se incorpora a una pista de mayor enjundia que nos llevará por esta zona de pinares en donde es frecuente toparse con personal dedicado al aprovechamiento maderero del bosque. 


En el primer cruce que encontramos, tomamos a la derecha para descender hasta el puente sobre el Río Sorbe y continuamos subiendo la loma hasta dejar la Peña del Osar (1.561) a nuestra izquierda. Continuamos por la pista ignorando los numerosos caminos menores que nos salen a ambos lados del que llevamos y que mantendremos hasta La Pradera Grande de Galve de Sorbe, donde cruzamos el camino de entrada al pueblo para seguir de frente según el sentido de la marcha. 

En el siguiente cruce de caminos giraremos a la izquierda y continuaremos hasta encontrar las instalaciones de un Campamento Juvenil y poco más adelante la carretera GU-146 que, a la izquierda, nos llevará a Cantalojas

Ya solo resta galopar por las tierras, que a uno y otro lado de la carretera nos lo permiten, y habremos llegado a nuestro destino, donde encontraremos una oferta variada de restauración y alojamientos, además de abrevadero para el ganado y resguardo para nuestros caballos (gestionar la pernocta de los binomios desde la salida en Riaza).

Etapa 3: Cantalojas - Riaza

Salimos de Cantalojas por la carretera, en dirección al camping Los Bonales, encontramos un paso canadiense y a la izquierda una puerta. Tras cruzarla, entramos en una agradable pradera y avanzamos en dirección a la caseta de información del parque dejando el camping a nuestra derecha. 

Entramos en el Parque natural de la Sierra Norte de Guadalajara tras dejar la caseta de información a nuestra derecha y buscamos la vereda con lascas de pizarra que desciende por un arroyo hasta el Río Lillas. 

Vadeamos el rio e inmediatamente giramos a la derecha para seguir su curso. La senda nos irá pasando de lado a lado del cauce, alternándose las praderas con tramos de piedra que habrá que pasar con cuidado. Al fondo el valle y en la distancia podemos distinguir el Hayedo de Tejera Negra

Descargar ruta de wikiloc

Surge a nuestra derecha, y ganando altura, el Arroyo del Puerto que frecuentemente no trae agua, y nos encaminaremos por la vereda que de nuevo va pasando de un lado a otro del mismo, buscando los mejores lugares para caminar. Como referencia, si hubiéramos avanzado más de la cuenta por el cauce del Lillas, nos habríamos topado con una tenada de pastores a la derecha del rio según el sentido de la marcha. Esto nos indicará que debemos retroceder aproximadamente 200 metros para volver al arroyo. 

Llegaremos a una amplia pradera en cuesta que pide a gritos una galopada hasta el Collado del Puerto de los Infantes. La tentación de hacer una parada en este punto es grande, pero suele soplar el viento y viniendo los caballos sudados por el esfuerzo, resulta recomendable iniciar el descenso por la pista claramente marcada en dirección a El Muyo sin mayor pérdida de tiempo. 

Finalizado el descenso la pista gira bruscamente a la derecha y nos sorprende una subida prolongada tras la cual descendemos ya más suavemente hasta El Muyo. Allí podremos encontrar un bar para los jinetes, pero las bestias habrán de esperar hasta Serracín, donde podrán abrevar cómoda y cumplidamente. Para llegar, seguiremos la vereda marcada y no tendremos mayor dificultad. 

Igualmente para llegar a Becerril, localidad que atravesaremos pasando por su plaza y a través de sus estrechas calles. Al abandonar el pueblo, la pista se bifurca y nos iremos por la derecha, continuando hasta llegar al Rio Vadillo que cruzaremos por el viejo puente, aún sólido y capaz para jinetes y monturas. 

Tras el cruce, ascendemos la colina frente a nosotros, buscando a nuestra derecha el camino que nos llevará, sin abandonarlo nunca, hasta Alquité. 

Podremos entrar al pueblo, o bordearlo por la carretera comarcal. A la salida del mismo, tomaremos el camino a Cinco Villas evitando la senda que nos subiría al Cerro del Otero, que con sus 1.278 metros es la mayor altura de la zona y clara referencia para la orientación. 

Seguimos el camino que desciende suavemente en su inicio y, llaneando entre robles, llegaremos a unas instalaciones ganaderas al borde de dos grandes parcelas de pradera, donde giraremos a nuestra izquierda dejando las praderas a nuestra derecha hasta poder ver la esquina más alejada de la segunda parcela. Podremos seguir el camino que bordea la parcela, o cruzar por las tierras sembradas de cantos rodados. 


Al abandonar la gran parcela, tomaremos el camino que allí hace un giro a la izquierda e inmediatamente nos desviaremos a la derecha hasta encontrar una puerta que pasaremos para continuar hasta el segundo cruce a la izquierda. 

El inicio del camino se ve claramente, aunque poco más adelante ha sido labrado y deja de ser visible. Continuaremos por el borde del monte, dejando las parcelas labradas a nuestra derecha hasta que finalmente volvemos a encontrar el mismo camino que llevábamos y que continuaremos hasta las estribaciones de Cinco Villas. 

En este punto podremos elegir entre la margen derecha o la margen izquierda del Río Riaza para llegar a nuestro destino, que alcanzaremos sin mayor dificultad y con la N-110 como referencia inequívoca.

Para organizar la ruta:

Dónde dormir y comer

Oficina de turismo de Riaza
Ayuntamiento  de Majaelrayo
Ayuntamiento de Valverde de los arroyos
Ayuntamiento de Cantalojas

Para nuestros caballos

Otras actividades

Zona de Riaza:
Zona de Valverde de los Arroyos:
Zona de Cantalojas: