Ruta a caballo en Carrascal del Río


Distancia: 33,48km
Duración: 1 día
Pernoctas: NA
Desnivel: +616m/-616m
Altitud máxima y mínima: 1.143m / 839m

Enlaza con las rutas: Hoces del río Duratón.

En esta ruta circular, la salida la podemos hacer desde el pueblo de Carrascal del Río, donde encontraremos un buen lugar para aparcar los remolques y aparejar los caballos en una esplanada de hierba que hay junto el puente sobre el río Duratón en la carretera que va a Navalilla.


Desde la parte norte del pueblo, a rumbo nordeste, sale una pista que nos lleva directa al cañón del arroyo Valdehorno, un entorno espectacular entre paredes verticales de roca y un denso bosque de segovianas sabinas. El sendero va subiendo por las laderas del cañón con algún paso un poco comprometido.

Cuando coronas la cima situada encima del cañón, cambia completamente el paisaje, formado por paramo de lastras, piedras y plantas aromáticas. Los restos de numerosos corrales en muro seco no habla de los tiempos en los que Castilla era un potencia en Europa con su potente producción de lana, de la que se abastecía los telares en Inglaterra y los Países Bajos.

En una encrucijada de caminos, nos dirigimos al oeste para admirar el recoleto pueblo de Castrojimeno, perteneciente siglos atrás a la Comunidad de Villa y Tierra de Sepúlveda, como el resto de los pueblos de esta ruta. Es uno de los pueblos con más encanto de Segovia, con su forma de barco que parece navegar entre las peñas de los abruptos regueros que abastecen al río Duratón. Puro disfrute.

Volviendo al punto de intersección continuamos dirección oeste por la estepa hasta llegar al pueblo de Castroserracín, otro lugar digno de mención, con cuidadas calles y bonitas casas de piedra, levantado sobre una ladera cerrada al poniente. En la parte baja del pueblo hay una fuente y el Arroyo del Valle para poder abrevar los caballos y descansar.

La ruta continúa hacia el sur donde hay que hacer un pequeño tramo por carretera para tomar el primer camino que encuentras a la derecha, continuando por la ribera del Arroyo del Valle. Entramos en un nuevo cañón con vegetación de ribera y lleno de antiguas tenadas construidas sobre las oquedades de las paredes del cañón. Algunas formaciones rocosas son espectaculares, como la que denominan El Fraile.

Llegaremos a la antigua zona de huertas y nogales, primero al Barrio de Arriba y luego al propio pueblo lineal del Valle del Tabladillo. Por el camino podremos observar el ingente y preciso trabajo de los bancales en muro seco y las boca cuevas de las minas de yeso, que también nos trasladan a otros tiempos donde todo se hacía a mano y se obtenía un rendimiento a cada pequeña oportunidad que daba la madre naturaleza. Los vecinos trabajaban de labradores en verano y mineros en invierno, sacando el yeso a pico y pala de las minas para hornearlo quemando madera de chopo, para molerlo y distribuirlo por todo Segovia.

En mitad del pueblo, viramos dirección norte en la calle más concurrida del pueblo donde podremos comer en restaurante, o seguir entre las minas de yeso para volver al páramo de lastras tras una larga subida en un paisaje desértico domesticado a golpe de bancal de piedra.

En la cima ponemos rumbo noroeste hasta la bifurcación que habíamos utilizado para ir a Castrojimeno, condiciendo el trazado durante un tramo hasta un camino que nos lleva hacia el suroeste a la zona denominada Umbrías las Duernas, un cañón de piedra caliza con sabina y encinas que nos devolverá a río Duratón y al punto de partida en Carrascal del Río.

Una ruta muy recomendable, de las más emocionantes y singulares de Segovia, con algo más de 30 kms. para jinetes y caballos con una cierta experiencia con mucha ladera al borde de cortados y pasos de piedra.

Os incluimos el vídeo de la ruta hecha por dos de nuestros socios:


Para organizar la ruta:

Dónde dormir y comer

Para nuestros caballos

La hípica (Grajera)
Naturaltur (Sebúlcor)

Otras actividades

Zona de Sepúlveda:

Zona de San Miguel de Bernuy:

Zona de Grajera: